jueves, 15 de marzo de 2007

La leyenda de don Julián Padua Alor

En el antiguo Puerto México existió un hombre llamado Don Julián Padua Alor, de complexión delgada de 1.70 metros de estatura, ojos oscuros, nariz perfilada, tez morena, mentón de butaca, de carácter bragado, hombre de a caballo, montaba un caballo negro de nombre “Tauro”, portaba su pistola escuadra calibre 45, y en temporadas de fiestas patrias se vestía de charro, de ocupación ganadero, socio fundador de la asociación Ganadera Local de Coatzacoalcos, en el año de 1942. De este personaje se han contado muchas leyendas por los antiguos habitantes de Coatzacoalco. Unos decían que tenía pacto con el diablo, otros decían que era sordo y otros decían que escuchaba a distancia, también decían que espantaba a jóvenes de espíritu aventurero. Su rancho se llamaba “Brazo Fuerte”, se encontraba en la carretera vieja a Minatitlán, colindaba con el rancho de su primo Don Proculo Alor. Don Julián tenía una casa en la quinta de Juárez, entre las calles de 16 de septiembre y Allende, casi enfrente de la casa del sr. Donato Vidal Hernández.
En los años 70’s don Julián Papua deja de cabalgar, cae enfermo en su casa, fallece de cáncer en el pulmón.
Existen algunas leyendas interesantes de este enigmático personaje que mas adelante mostraremos.